Memorias de un Valle biodiverso, en fotografías de @paolamariasanchezbio

Foto1-Paola María Sánchez

Cuando Paola María Sánchez habla sobre el Valle del Cauca se emociona. Quizás, es porque vienen a su mente los recuerdos de atardeceres mágicos, la calidez de la gente y las aventuras que colecciona en su alma.

Esa emoción se hace más grande cuando se expresa sobre la biodiversidad que conoce y las fotografías que captura durante sus visitas a los atractivos naturales de este departamento, que hace parte del Pacífico colombiano.

“¡El Valle del Cauca es grandioso!”, dice Sánchez con emoción, y agrega que “es la puerta a la biodiversidad del Pacífico, la cual se comparte apenas con Ecuador, una provincia, y alberga una fauna endémica y casi endémica de las selvas húmedas, un ecosistema único y muy importante”.

Además de fotógrafa, Sánchez es bióloga y cree que las especies endémicas son una de las mayores riquezas de un Valle del Cauca “alucinante”, ya que éste cuenta con la fortuna de tener “todos los ecosistemas en una sola región”.

Sumergiéndose en las aguas que rodean a la isla de Malpelo, mientras trabajaba para Parques Nacionales Naturales o aplicaba técnicas de buceo, otra de sus pasiones, Sánchez se dejó enamorar de las especies submarinas protagonistas de muchas de sus fotografías. Desde la sutileza de un pez ángel, hasta la imponencia de un tiburón ballena, quedaron plasmadas en imágenes sorprendentes.

Foto 2 – Un amanecer que enamora y que engalana el paisaje mágico, que se avista desde la isla de Malpelo, en el Pacífico colombiano. Foto: Paola María Sánchez.

Foto 3 – En las aguas que rodean a la isla de Malpelo se paseaba este pez ángel del Pacífico (Holacanthus passer). Foto: Paola María Sánchez.

Además de Malpelo, el municipio de Dagua y su corregimiento El Queremal, en medio de la cuenca del río Anchicayá, hacen parte de los lugares favoritos de Sánchez en el Valle, por su riqueza en especies de aves, esas que también han pasado por su lente y descrestado por su belleza y hasta su rareza encantadora.

Con la fotografía en este departamento y otros lugares de Colombia, Sánchez ha podido expresarse y enseñar lo conocido en sus aventuras, “buscando la fauna de cada región para su divulgación y conservación”.

Y es que el estilo de esta mujer es único, pues no solo logra fotos increíbles, sino que incluye información de valor, como los nombres de las especies y datos sobre los sitios que visita. Además, ella transmite esa sensibilidad que toca corazones, que cultiva el sentido de pertenencia que tanto necesita el Pacífico colombiano para ser protegido, quizás, no “a capa y espada”, pero sí a punta de cámara y acciones positivas.

Foto 4 – La tangara multicolor (Chlorochrysa nitidissima) es una especie endémica, es decir, solo se avista en Colombia, en especial en zonas del Valle del Cauca, como el kilómetro 18 y el corregimiento Bitaco. Foto: Paola María Sánchez.

“Me apasiona la fotografía porque me acerca a los animales sin causarles daño y porque una foto te recuerda infinitamente un instante, un momento, un lugar y un sentimiento. Lo importante es la especie que pudiste encontrar e inmortalizar en una imagen, siendo ésta una prueba de que aún existe y la importancia de tomar medidas personales para cuidar la biodiversidad y la naturaleza”, expresa Sánchez.

Foto 5Un momento especial y hasta un poco romántico entre dos aves de la especie piquero de Nazca (Sula granti), que se avista en la isla de Malpelo. Foto: Paola María Sánchez.

Foto 6Esta rana venenosa de Lehmann (Oophaga lehmanni) fue fotografiada en medio de la abundante naturaleza del municipio de Dagua, en el Valle del Cauca. Foto: Paola María Sánchez.

Algunas de esas imágenes las ha logrado en actividades como educadora ambiental, instructora de buceo y guía profesional de turismo. ¡Ella es multifacética! Por la pandemia del covid-19, perdió su trabajo, pero esto la impulsó a continuar con su proyecto personal ‘BIOfotografía’ y a realizar un viaje ‘bicipajareando’, es decir, rodando en ‘bici’ y haciendo fotos por el Valle del Cauca y, ahora, el Cauca.

En ‘bici’ o de cualquier forma, Sánchez no se detiene y la fotografía es uno de sus motores. Para ella, “las mujeres ganamos espacios que antes eran dominados por hombres. Ahora, mostramos nuestras capacidades y nuestra visión del mundo, por ejemplo, de manera artística y creativa a través de la fotografía”.

LOS DATOS

  • Paola María Sánchez estudió en 7 fotógrafos y Zona Cinco, en Bogotá.
  • Ella trabajó como fotógrafa en el Instituto de Investigaciones Alexander von Humboldt y para la producción del libro ‘Vecinos Inesperados’, con la Alcaldía de Bogotá, y otros libros; además en exposiciones en el Jardín Botánico.
  • En redes sociales como Instagram (@paolamariasanchezbio), puedes hacer un viaje virtual con Sánchez, apreciando la biodiversidad en sus fotos.

LA FRASE

  • “La fotografía se convirtió en la herramienta para comunicar la pasión por la naturaleza y la necesidad de conocer los paisajes y la biodiversidad del país, y de hacer conservación”, expresa Paola María Sánchez.