Paraísos naturales del Litoral Pacífico — Experiencias en lugares naturales singulares, propios de la biodiversidad del Pacífico:

Colombia y la Región Pacífico, al ser uno de los países más biodiversos del planeta, cuenta con una singular oportunidad de propuestas acordes con los requerimientos de los más exigentes turistas nacionales e internacionales, lugares paradisíacos y experiencias de aventura, con total armonía y responsabilidad con la conservación de la naturaleza. Por las condiciones geográficas, el Pacífico colombiano tiene una gran oportunidad de ofertar el avistamiento de ballenas dando la oportunidad de mejorar la economía de la región y, con ello, la calidad de vida de las personas.

Cabañas de montaña, casas rurales, ceremonias ancestrales, escalar montañas, hacer cabalgatas, caminatas o paseos en bicicleta, avistamiento de flora y fauna en espacios de descanso y encuentro con la naturaleza, espacios naturales que cuentan con mar y selva, cascadas, termales naturales, prácticas de surf y en entornos naturales con un encuentro con las comunidades locales constituyen la oferta.

Expresiones de la diversidad cultural — Patrimonios de la humanidad, patrimonio natural, bienes de interés cultural y expresiones de saberes:

En la región se encuentran 189 bienes de interés cultural (BIC) reconocidos por la nación por su importancia y trascendencia histórica. Se encuentran tres (3) distinciones Unesco propias del patrimonio mundial, cuatro (4) distinciones Unesco de Patrimonio Cultural, una (1) por reserva de la biósfera y dos (2) distinciones por ciudades creativas. En total son más del 30% de las distinciones Unesco del país.

Adicionalmente, en el Pacífico sur, la Unesco reconoció como patrimonio de la humanidad a los cantos tradicionales y a la música de la marimba, distinción de carácter binacional entre Colombia y Ecuador. El mestizaje del Pacífico ha traído una innumerable cantidad de ritmos e interpretaciones musicales, ritmos propios de las comunidades afrodescendientes del litoral que han permeado, incluso, las zonas del interior de la región. La música tradicional como el bambuco, la chirimía y las interpretaciones de cuerda en tiple, bandola y requinto, así como las manifestaciones fiesteras, como la salsa caleña, han originado una serie de eventos con identidad que reconocen a la música como su razón de ser y protagonista de la fiesta.

Red de turismo religioso:

Las ofertas propias del turismo espiritual y religioso, en especial de los que tienen potencial en peregrinaciones e integran actividades complementarias de carácter cultural y natural y reconocimiento de la existencia de manifestaciones espirituales, como las étnicas que van más allá de las propias de la fe de una religión en particular, contribuirán a fortalecer una propuesta de integración de productos turísticos en la región que implica impulsar la oferta del turismo religioso y de peregrinación con iniciativas vinculadas a celebraciones como el Corpus Christi, la Semana Santa o la Asunción. También los mercados artesanales de navidad con productos hechos a mano como los belenes de barro y de trapo, decoración navideña, artesanías alimentarias (dulces tradicionales), programación musical en templos y museos de los municipios con alta tradición religiosa.

Caminos andinos – Naturaleza, aventura y vida:

Propuesta de integración de productos turísticos regionales de las zonas andinas y de valles interandinos de la Región Pacífico, el reconocimiento de sitios naturales, disfrute de propuestas de aventura y senderismo en espacios paisajísticos.

La diversidad natural del interior y sur del país, está representada en los parques nacionales naturales -diecinueve (19) en la región-, la disponibilidad de acceso a una gran diversidad de climas y el inmenso potencial para la práctica de deportes en entornos naturales, que en los últimos años se ha incrementado sustancialmente (el senderismo, el bike mountain trail, canoing, rappel, parapente, entre otros), prácticas que promueven un mayor acceso a espacios naturales inexplorados y a una mejor calidad de vida, sumado a la variedad de especies de aves y en general de fauna y flora, constituyen la oferta.