Carlos Miguel Varona

“Creo que lo que siempre me va a gustar es fotografiar la música”

 

Después de que le prestaron una cámara, Miguel Varona empezó a explorar la fotografía y desde entonces no ha parado de hacer fotos. Siempre ha sido una persona libre, que ha vivido en coherencia con su voluntad y convicción; el resultado: es feliz haciendo lo que le gusta.

Este payanés, fotógrafo con 20 años de experiencia, ha trabajado en muchos escenarios y muchos temas, pero sin duda lo que más le gusta hacer es “fotografiar la música”. Y fue precisamente ese gusto el que lo llevó a introducirse en la producción cultural, en la que actualmente apuesta gran parte de sus energías. Es el director y promotor de la “Tarima del sabor”, un espacio que hace parte del Congreso Gastronómico de Popayán y en el que cada año se muestra lo mejor de la música del Cauca, Chocó, Valle y Nariño.

También, ha realizado cortometrajes, videos musicales de bandas de rock y recientemente produjo el documental “Encuentro joven rock y hip hop” que se difundió como parte de la programación cultural de los Carnavales de Pubenza 2021 en Popayán. Esta exploración de lo audiovisual le resulta retadora a la hora de capturar el movimiento y la reconoce más compleja, y es precisamente esto lo que lo atrae. Además, siempre encontrará disfrute en lo visual.

Su lente siempre estará enfocado en la gente, en capturar e inmortalizar lo mejor de la cultura y de la música. “Me interesa mucho ese campesino que labra la tierra, que trabaja con sus manos y que en la noche se reúne con sus amigos, tocan guitarra y arrullos; cosas del Pacífico”.

Debido a su recorrido por la fotografía documental ha hecho parte de varios proyectos editoriales, entre ellos “Vivir el patrimonio” (2018), “Hacienda Coconuco. Historia y naturaleza” (2020) y “La hoja de coca en la gastronomía colombiana” (2020. Ha realizado exposiciones conjuntas en Alemania, Ecuador y Panamá, y sueña con publicar en alguna revista especializada, exponer en solitario en Nueva York y hacer fotografía submarina.

Para este hombre, que vive la vida en términos de fotografía, cada foto es un reto y asegura que más allá de dominar la técnica, se debe sentir empatía a la hora de abordar un personaje, cambiar la forma de ver el mundo y ser sensible a lo que hay en el entorno.

Miguel Varona seguirá inmortalizando momentos y personas en sus fotos, ese será su legado para todos nosotros. Y usted puede conocer esa herencia fotográfica que le narra al mundo cómo es el Cauca. Instagram: @miguelvaronafoto

Foto 1: Las Cantaoras del Patía se llaman así porque cantan y oran al mismo tiempo. Por: Miguel Varona..

Foto 2: El Cauca es un territorio de sonoridades ancestrales. Por: Miguel Varona.

Foto 3: Los violines caucanos alegran los corazones y se cuelan en todas las celebraciones. Por: Miguel Varona.

Foto 4: Cantaora de Villarica, Cauca. Por: Miguel Varona.

Foto 5: La flauta traversa, hecha en caña de carrizo, hace parte de la chirimía. Indígena misak integrante de “Vientos de Guambía”. Por: Miguel Varona.