En Pasto continúa el proceso para la implementación de la norma de turismo sostenible

Pasto sigue avanzando en la implementación de la Norma Técnica Colombiana NTS-TS 001-1 de 2014. Los actores que participan en este proceso se reunieron el 11 de febrero con el objetivo de formalizar los comités económico, sociocultural, ambiental y de comunicaciones, los cuales integran el gran comité de sostenibilidad. Además, se socializó el código de conducta, el manual de autoridad y responsabilidad y la política de sostenibilidad, los cuales se construyeron en los talleres realizados en diciembre de 2020. Estos son los primeros pasos en la ruta que deberán seguir para llegar a certificarse como destino turístico sostenible.

En el caso de la capital de Nariño, el área que se pretende certificar como destino turístico sostenible es la que comprende el centro histórico. En lo que va del proceso se han identificado algunos aspectos en los que es importante adelantar acciones que los lleven a cumplir con la norma. De acuerdo con Andrea Córdoba, de la Policía de Turismo, es necesario que se sumen más actores a la discusión para que el proceso se construya con la participación de todos. También, rescató la importancia de activar nuevamente el Punto de Información Turística (PIT) en dicha zona.

“Para la Policía de turismo esto representa un reto porque se deben hacer más controles a los prestadores de servicios turísticos que deben tener su registro nacional de turismo. En cuanto a los entornos se debe hacer más vigilancia”, afirmó Córdoba. Y agregó que, a partir de la matriz de aspectos e impactos de la actividad turística en la ciudad, se encontraron varios temas en los que se debe intervenir, por ejemplo: el manejo de los residuos, la protección de los derechos de los niños, niñas y adolescentes para evitar su explotación sexual, aspecto en el que los hoteles juegan un papel fundamental en la prevención de situaciones que vulneren a los menores de edad. Además, es necesario que los guías turísticos estén formalizados y capacitados.

Daniel Cañar, delegado de la Secretaría de Gestión Ambiental, sostuvo que: “vamos bien porque tenemos una base desde la que estamos construyendo y se va forjando lo que queremos”. Y agregó que a partir de la matriz de aspectos e impactos relacionados con la actividad turística se han percatado de la importancia del buen manejo del agua y mejores mecanismos de información para el turista.

Desde la perspectiva de Cañar, existen varios retos a partir de este proceso que busca la certificación como destino sostenible, uno de ellos es la articulación institucional de todas las entidades a quienes les compete el sector turismo, y en especial, con las comunidades, cuya opinión es muy relevante para el desarrollo de este tema.

“En el último taller que hicimos ya lo vemos más como una realidad. Sentimos que eso se va aterrizando y que está en nosotros mismos, en los actores, hacer que se más tangible”, declaró Dayra Palacios, delegada de la Secretaría de Cultura, quien, además, contó que desde su dependencia el mayor reto en este proceso será poder conciliar los avances del proceso de implementación de la norma y demás objetivos del proyecto de turismo para la Región Pacífico, con el plan de desarrollo de la Secretaría de Cultura en lo que se refiere a la declaratoria de las áreas de desarrollo naranja, dentro de las cuales se encuentra el centro histórico.

Según Palacios, si se coordinan de manera armónica ambos procesos se logrará fortalecer el turismo, obtener muy buenos resultados y hacerlos sostenibles en el tiempo. “En el centro histórico tenemos un bagaje cultural, de bienes patrimoniales, un conjunto de construcciones históricas que se van a visibilizar y que a través de ese proceso nos llevará a mantener la conservación de estas obras físicas. También, nos va a permitir proyectar, promocionar todas las áreas creativas y culturales del municipio”.

Tanto Cañar como Palacios coinciden en que si llegan a conseguir la certificación como destino sostenible será un gran incentivo para fortalecer y potencializar la actividad turística en el municipio de Pasto. No obstante, señalan que se deben realizar acciones que permitan dar a conocer dicho proceso, a que más actores se sumen y que se mantenga en el tiempo.