Visitar el Chocó es adentrarse en las fuentes sagradas de la biodiversidad

Hablar de las fuentes sagradas de biodiversidad en el planeta es sin duda pensar en el Chocó biogeográfico, al igual que tomar como referente a los Parques Nacionales Naturales de Utría y Katíos.

Tanto para Colombia como para el mundo, los Parques Nacionales Naturales (PNN) son los que ayudan a la conservación de la biodiversidad y algunos elementos culturales de la nación. Y en esta tierra de la geografía mundial el Pacífico colombiano es conocido por ser parte del inmenso Chocó biogeográfico.

En el país los PNN también son fuente de conciencia ambiental, ya que su oferta de servicios tiene relación estrecha con procesos educativos que ayudan a la conservación del planeta, pues visitarlos es adentrarse en reconocer que la vida necesita del cuidado de todos nosotros. Por eso, al viajar a estos dos lugares comprenderás la importancia de cuidar nuestros recursos naturales.

Foto 2: Autora, Mónica Escobar Mesa (@bahiasolanoaldia). Turistas observando un esqueleto de un cachalote expuesto en el PNN Utría.

Foto 1: Autora, Mónica Escobar Mesa (@bahiasolanoaldia). Isla Playa Blanca PNN Utría.

Pero ¿en qué se diferencian los Parques Nacionales Naturales del Chocó de otros en Colombia?

A esta pregunta responde William Klinger Braham, director del Instituto de Investigaciones Ambientales del Pacífico (IIAP). Según él, los parques naturales en el Chocó “tienen una combinación muy fuerte del patrimonio cultural de esos territorios con  la biodiversidad y la manera de ver el relacionamiento entre los hombres y la naturaleza existente”. Relación que puede observarse en el PNN Utría y el PNN Los Katíos.

Las comunidades se han organizado en la labor de conservar la riqueza natural, que es sinónimo de vida y de salvaguarda de sus patrimonios. Por ello, a través de las figuras comunitarias se mantiene el equilibrio en apuestas de pesca artesanal y en la protección de áreas a cargo de los consejos comunitarios e indígenas, los cuales velan por sus sitios sagrados y la sostenibilidad de sus territorios.

En ese orden de ideas, desde el 2011 se inició un proceso en el hermoso municipio chocoano de Acandí, con los consejos comunitarios de Cocoma Seco, Cocoma Norte y Cocoma Sur, donde crearon un área protegida para la conservación de la tortuga Caná, que es una especie representativa del municipio y que genera turismo.

Así mismo, en el año 2013 empezaron a trabajar con el Consejo Comunitario Cocoma Unguía en una figura que permitiera conservar los humedales y especies como el Manatí y la Babilla. El Manatí es emblemático de los humedales y está en peligro de extinción; este genera activos turísticos en el Chocó, ya que hay humedales de gran importancia en temas paisajísticos y etno culturales.

Foto 3: Autora, Mónica Escobar Mesa (@bahiasolanoaldia). Guía explicando el ingreso al PNN Utría.


Foto 4: Autora, Mónica Escobar Mesa (@bahiasolanoaldia). Manglar junto al puente PNN Utría.

Foto 5: Autora, Mónica Escobar Mesa (@bahiasolanoaldia). Mariposa PNN Utría.

Si el avistamiento de ballenas te emociona como a nosotros, este dato te va a interesar, porque el Parque Nacional Natural Utría es considerado la “sala de partos” de las ballenas jorobadas, que allí están protegidas del oleaje del Pacífico en la ensenada de Utría.

La ensenada de Utría se encuentra incluida en su totalidad dentro del departamento del Chocó, en el Pacífico colombiano, en jurisdicción de los municipios de Bahía Solano y Nuquí.

Su principal ecosistema es el de selva húmeda tropical, donde se encuentra una gran diversidad de fauna y flora. En este parque podrás hacer senderismo submarino, acuático y terrestre, además, de avistamiento de ballenas entre julio y noviembre. De igual manera, debes tener en cuenta esta información  de PNN (https://www.parquesnacionales.gov.co/portal/es/ecoturismo/region-pacifico/parque-nacional-natural-utria/), ya que este lugar se encuentra cerrado, por lo que si lo vas a visitar debes hacerlo en modo de “pasadía”,  es decir, puedes ingresar al área protegida en horas de la mañana y salir de él en el horario dispuesto por el parque.

Foto 6: Autora, Mónica Escobar Mesa (@bahiasolanoaldia). Niño caminando sobre el puente de 1.2 kms sobre el Estero Grande PNN Utría.

Foto 7: Autora, Mónica Escobar Mesa (@bahiasolanoaldia). Mangle piñuelo PNN Utría.

Foto 8: Autora, Mónica Escobar Mesa (@bahiasolanoaldia). Puente sobre el estero PNN Utría.

Una de las razones por las que debes visitar este parque, es porque es considerado como único en su tipo por contener gran variedad de ecosistemas, que van desde el marino hasta el selvático. Enmarcada por la inmensidad del Océano Pacífico y las estribaciones de la Serranía del Baudó, se estima como uno de los parques nacionales más biodiversos, no solo dentro de Colombia sino en el mundo.

Desde el sur del parque podrás observar las estribaciones montañosas, que se encuentran cubiertas de una espesa selva tropical y que rozan con el mar, haciendo cortes entre la bruma salada del Pacífico.

Pero la mágica Ensenada de Utría, gracias a sus cálidas y calmadas aguas, también es el lugar ideal para que tortugas marinas, aves y ballenas migren a estas aguas colombianas para reproducir el milagro de la vida. Por ello, aquí se da el desove de peces como la aguja ensenadeña, científicamente conocida como Tylosurus acus pacificus. ¡Este, sin duda, será uno de los grandes planes para que realices en este destino! 

La itinerancia del ecosistema que fusiona la selva y el mar es otro de los increíbles acontecimientos de Utría que te van a maravillar. Gracias a la marea, los esteros ubicados entre el manglar se habitan según el nivel de agua. Por ejemplo, en la marea baja algunas especies terrestres se posan sobre los manglares y cuando el agua aumenta estas le dan paso a la fauna subacuática. 

¿Cómo llegar?

Por ser un destino entre el mar y la selva, podrás visitarlo vía aérea, marítima o terrestre. O combinando estos medios de transporte.

Si deseas llegar vía aérea podrás hacerlo por Bahía Solano o Nuquí, tomando un avión desde Bogotá o Cali (con tránsito en Medellín).

Si te gusta la aventura y el paisajismo, podrás viajar por la ruta marítima. Entonces  tendrás que tomar un barco de cabotaje desde Buenaventura (Valle del Cauca) hasta Bahía Solano, Nuquí o El Valle (en el Chocó); y una vez en estos lugares tendrás que tomar lancha hasta el parque. El transporte marítimo se debe concertar con anticipación con los operadores turísticos de la zona y su precio varía de acuerdo con el número de pasajeros de la embarcación.

Finalmente, si prefieres la ruta terrestre podrás viajar desde Bahía Solano al Corregimiento de El Valle en colectivo y de allí a pie hasta el parque, por un sendero de selva tropical húmeda. 

Parque Natural Nacional Los Katíos

Foto 9: Autora, Melissa Valenzuela. PNN Los Katíos 2. Cortesía PNN Los Katíos.

El Parque Nacional Natural Los Katíos es un lugar muy especial y hermoso, que fue declarado Patrimonio Natural de la Humanidad por la Unesco, gracias a sus fuentes hídricas y a la inmensa variedad de fauna registrada. Posee una gran variedad de ecosistemas y su riqueza endémica le hace acreedor del 30 por ciento de las aves existentes en el país. ¡Así que visitarlo puede significarte un gran acontecimiento!

También este es el lugar endémico del “ratón silvestre” o Isthmomys sp y el hábitat de especies escasas como el jaguar o Panthera onca, el águila arpía o Harpia harpyja, la danta o Tapirus sp., la tortuga morrocoy o Geochelone carbonaria, el manatí o Trichechus manatus manatus; o como el venado coliblanco o Odocoileus virginianus tropicalis.

Foto 10. Autora, Melissa Valenzuela. s03. Cortesía PNN Los Katios.

Foto 11. Autora, Melissa Valenzuela. Salto El Tendal. Cortesía PNN Los Katíos

Además es uno de los parques menos explorados de Colombia y se dice que gran parte de él se mantiene virgen; por lo que será apto para el turismo de aventura debido a su espesa naturaleza y a la condición de los suelos, que hacen que a muchos exploradores les cueste trabajo recorrerlo.

Se ha registrado flora para el área del parque con reporte de 669 especies botánicas repartidas en 96 familias de dicotiledóneas y 20 de monocotiledóneas. Entre estas se encuentran especies catalogadas a nivel nacional en riesgo de extinción.

tro de los atractivos del parque son sus paisajes montañosos hacia la Serranía de El Darién que propician grandes saltos de agua, como El Tilupo que cuenta con una caída de 100 metros. Y en contraste a las elevaciones de tierra se encuentran bellas y extensas planicies, que pueden inundarse en temporada de fuertes lluvias.

En un recorrido por estas zonas planas, por los flujos de los ríos Atrato y Cacarica  y el complejo de ciénagas de Tumaradó, puedes adentrarte en pantanos con vegetación herbácea (flotante). Y en medio de las vegas se encuentran espacios abiertos de palmeras y en las vegas del Atrato los árboles cavativales, de hasta 50 metros de altura, que dominan el paisaje y regulan el exceso de agua de la época invernal.

En Parques Nacionales Naturales de Colombia podrás conocer este y más parques (https://www.parquesnacionales.gov.co/portal/es/parques-nacionales/parque-nacional-natural-los-katios/).

¿Cómo llegar?

Para viajar al parque puedes hacerlo vía aérea desde Medellín, tomando como punto de partida Turbo (Antioquia), atravesar los cielos del Golfo de Urabá y remontar el río Atrato hasta el centro administrativo de Sautatá, separado 1300 mts de la orilla del río. Los vuelos desde Bogotá a Medellín pueden durar 30 minutos o desde Medellín a Turbo, 50 minutos.

Por vía terrestre puedes viajar desde Bogotá a Medellín, un trayecto que durará 9 horas. Y desde Medellín a Turbo el viaje durará 12 horas. O desde Montería a Turbo, el recorrido durará 5 horas. También podrás viajar de Quibdó hasta Río Sucio o desde Ungía (Chocó), por el camino veredal, llegarás a la Cabaña de Peye y después de 4 horas a Sautatá. Se puede viajar en lancha de carga entre 5 y 7 horas.

Por último, por vía fluvial podrás salir desde Turbo a Sautatá, un viaje que durará 2 horas en lancha.

¡Estos mágicos destinos esperan que los descubras y disfrutes, de manera individual o en familia!

Los datos

  • La vasta naturaleza del Chocó, de un verde vivo, y las aguas azules del mar crean paisajes únicos que recordarás por siempre.
  • El Chocó cuenta con 21 áreas protegidas que juntas suman un poco más de 395 mil hectáreas.
  • Estos PNN son los destinos de varias especies migratorias como tortugas, ballenas y aves. Además de poseer especies endémicas o únicas en el planeta.

La frase

  • “La cantidad de migraciones que tiene Utría, por ejemplo de tortugas, ballenas y aves son un espectáculo para los turistas. Además de que se convierte en una actividad sostenible, que es lo que estamos buscando,  que la gente viva de la biodiversidad sin afectarla de manera significativa”, William Klinger Braham, director IIAP.